Credenciales masónicas de los astronautas

Edgar D. Mitchell (Apolo 14) y Edwin F. Aldrin JR (Apolo 11) en las dos últimas cartas estampadas, y que parece que funcionan a modo de diplomas. Es decir. A modo de sello, título o credencial expedido por la propia masonería como acreditación de la naturaleza masónica de la misión Apolo y de sus integrantes. Parecen cartas entre masones “con sabor a victoria”. Esta secta, entre otras muchas cosas, es muy jactanciosa.

Masonic Contributions to Science & Medicine

Copias en archive.fo y archive.org (freemason.com).

Enlace al tuit y a diariomasonico.com (copia en archive.org y en archive.fo).

Enlace al tuit.

NASA Lies

NASA: Mudras o Signos Masónicos.

Hollywood: Mudras o Signos Masónicos

La Fuerza Espacial (U.S. Airforce) comienza su himno

citando al ‘Ojo que todo lo ve’.

El masónico ‘Ojo de Horus’ o de ‘La Providencia’, y que se rata de la gnosis de Lucifer.

20.9.2022 | La Fuerza Espacial (U.S. Airforce) revela su himno oficial ‘Semper Supra’, que comienza citando al ‘Ojo que todo lo ve’:

«Somos el poderoso ojo vigilante,
Guardianes más allá del azul,
El frente invisible,
Guerreros valientes y verdaderos.
Llegando audazmente al espacio,
No hay límite para nuestro cielo.
Haciendo guardia tanto de día como de noche,
Somos la Fuerza Espacial de lo alto.»


Post data

Ejemplos sobre estos mudras o signos masónicos.

‘Codex Magica’ de Texe Marrs. Libro recopilatorio sobre mudras y signos gestuales masónicos.

Signo de Fe o Fidelidad masónica (Signos de la masonería)

Hidden Hand: El Signo del Maestro del Segundo velo. (Signos de la Masonería)

‘OK—Sign’ of the Divine King (Lucifer) (Sign 666) (Signs of Freemasonry)

MUDRAS o signos de la masonería: el signo «In Hoc Signo Vinces» (Con este signo vencerás) o «Victoria de Lucifer».

MUDRAS, signos de la masonería: la lengua burlona de Kali.

El mudra Hakini o ‘Signo del Diamante’ significa estar en una misión masónica.

“Porque no he venido yo a llamar a los justos, sino a los pecadores.” – Mateo 9, 9-13.

El publicano

9 Pasando Jesús de allí, vió a un hombre publicano sentado en el telonio, de nombre Mateo, y le dijo: Sígueme. Y él, levantándose, le siguió. 10 Hallándose, pues, Jesús sentado a la mesa en la casa de aquél, vinieron muchos publicanos y pecadores a sentarse con Jesús y sus discípulos. 11 Viendo esto, los fariseos decían a los discípulos: ¿Por qué vuestro maestro come con publícanos y pecadores?.” – Mateo 9, 9-11.

Misericordia y no sacrificio

12 Él, que los oyó, dijo: No tienen los sanos necesidad de médico, sino los enfermos. 13 Id y aprended qué significa: “Prefiero la misericordia al sacrificio.” Porque no he venido yo a llamar a los justos, sino a los pecadores.” – Mateo 9, 11-13.

Los Siete Dolores de Nuestra Señora la Virgen María.

 Sábado, 9 de marzo de 2019. (apostoladosanpiox.blogspot.com).

Acompañar a Nuestra Señora en sus Dolores

En el transcurso de una de las múltiples revelaciones con las que fue bendecida Santa Brígida de Suecia, la Santísima Virgen le comunicó, con respecto a Sus Dolores, lo siguiente:

“Miro ahora a todos los que viven en el mundo por ver si hay quien se compadezca de Mí y medite en Mi Dolor; mas hallo poquísimos que piensen en Mi tribulación y padecimientos. Y así tú, hija, no me olvides, aunque soy olvidada y menospreciada por muchos, mira Mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera Mis angustias y lágrimas, y duélete de que sean pocos los amigos de Dios”

¿CÓMO PODEMOS ACOMPAÑAR A NUESTRA SEÑORA?

Muy fácil: basta con tomar apenas diez minutos cada día. Leer y meditar de en uno en uno los Siete Dolores de la Virgen Santa, desde la Profecía del anciano Simeón hasta aquél momento de dolor inenarrable como fue el de Nuestra Señora cuando vio a Su Hijo muerto, colocado en el sepulcro. Creo que por mucho que meditemos, jamás lograremos adentrarnos por completo en el drama de la María Santísima.

Si a la meditación de los Siete Dolores, le añadimos la recitación lenta de un Avemaría después del enunciado de cada uno de Sus Dolores, tengamos por seguro que estamos ofreciendo una óptima reparación a la que es Medianera de todas las gracias entre Dios y los hombres.

Para los más piadosos y amantes de Nuestra Señora, les recomiendo conseguir el Rosario de los Siete Dolores; se compone de siete grupos, con siete cuentas por grupo, para así mejor honrar los Dolores padecidos por la Siempre Virgen María.

1º. La profecía de Simeón

¡Dulce Madre mía! Al presentar a Jesús en el templo, la profecía del anciano Simeón te sumergió en profundo dolor al oírle decir: “Este Niño está puesto para ruina y resurrección de muchos de Israel… y una espada traspasará tu alma”. De este modo quiso el Señor mezclar Tu gozo con tan triste recuerdo.

Rezar 1 Padrenuestro, 7 Avemarías y 1 Gloria.

2º. La persecución de Herodes y la huída a Egipto

¡Oh Virgen querida!, quiero acompañarte en las fatigas, trabajos y sobresaltos que sufriste al huir a Egipto en compañía de San José para poner a salvo la vida del Niño Dios.

Rezar 1 Padrenuestro, 7 Avemarías y 1 Gloria.

3º. Jesús perdido en el Templo, por tres días

¡Virgen Inmaculada! ¿Quién podrá pasar y calcular el tormento que ocasionó la pérdida de Jesús y las lágrimas derramadas en aquellos tres largos días? Déjame, Virgen mía, que yo las recoja, las guarde en mi corazón y me sirva de holocausto y agradecimiento para contigo.

Rezar 1 Padrenuestro, 7 Avemarías y 1 Gloria.

4º. María encuentra a Jesús, cargado con la Cruz

Verdaderamente, calle de la amargura fue aquella en que encontraste a Jesús tan sucio, afeado y desgarrado, cargado con la Cruz que se hizo responsable de todos los pecados de los hombres, cometidos y por cometer. ¡Pobre Madre! Quiero consolarte enjugando Tus Lágrimas con mi amor.

Rezar 1 Padrenuestro, 7 Avemarías y 1 Gloria.

5º. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor

María, Reina de los Mártires, el dolor y el amor son la fuerza que los lleva tras Jesús, ¡qué horrible tormento al contemplar la crueldad de aquellos esbirros del infierno traspasando con duros clavos los pies y manos del Salvador! Todo lo sufriste por mi amor. Gracias, Madre mía, gracias.

Rezar 1 Padrenuestro, 7 Avemarías y 1 Gloria.

6º. María recibe a Jesús bajado de la Cruz

Jesús muerto en brazos de María. ¿Qué sentías Madre? ¿Recordabas cuando Él era pequeño y lo acurrucabas en Tus brazos?. Por este dolor te pido morir entre Tus brazos.

Rezar 1 Padrenuestro, 7 Avemarías y 1 Gloria.

7º. La sepultura de Jesús

Acompañas a Tu Hijo al sepulcro y debes dejarlo allí, solo. Ahora Tu dolor aumenta, tienes que volver entre los hombres, los que te hemos matado al Hijo, porque Él murió por todos nuestros pecados. Y Tú nos perdonas y nos amas. Madre mía perdón, misericordia.

Rezar 1 Padrenuestro, 7 Avemarías y 1 Gloria.


02 - INDULGENCIASDOLORES

Para consultas y pedidos de la Corona de los Siete Dolores que aparece en la imagen
póngase en contacto en apostoladosanpiox@gmail.com

El señor que hace esos Rosarios y Coronas tiene página web: apostoladosanpiox.blogspot.com

03

Artículo extraído desde apostoladosanpiox.blogspot.com, a 13 de marzo de 2019.

También publicado en uncatolicoperplejo.wordpress.com.

Enlaces Relacionados

El verdadero Rosario católico, el tradicional.